“Siempre es posible lograrlo”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La historia de Marisel

Marisel Robledo nos cuenta cómo a sus 53 años se capacitó para poder ayudar a los demás y salvar vidas en momentos como el que estamos viviendo.

¿Alguna vez te preguntaste cómo es estar en primera línea de batalla contra el COVID-19? Existen muchas historias de quienes son un ejemplo de entrega y servicio, como la de Marisel Robledo, egresada de FICDE. 

Si alguna vez te hisoparon o recibiste alguna dosis de la vacuna contra el COVID-19 puede ser que conozcas a Marisel detrás de su barbijo y otras medidas de protección. Ella terminó su formación en FICDE como paramédica a los 53 años, y desde el momento cero de la pandemia en Córdoba trabaja como voluntaria del COE desarrollando dos tareas: por la mañana realiza hisopados y por las tarde aplica vacunas.

Al preguntarle cómo vive este tiempo, Marisel nos cuenta uno de los momentos más emotivos que le tocó atravesar. “Al vacunar a una señora mayor, me dijo: ‘Gracias por salvarme la vida’, mientras le caían las lágrimas. Me invadió un profundo sentimiento de satisfacción, de misión cumplida. Además, me entregó un mensaje que decía: ‘Quisiera abrazarte muy fuerte a vos y a todos los héroes y heroínas que jamás se rindieron y que con sus manos siguen salvando vidas. Gracias’. Por situaciones como esta me apasiona dedicarme a ayudar a otros”.

¿Quién mejor que ella puede entender a cada abuelo que se vacuna? Cuando termina sus dos turnos de voluntariado vuelve a su casa con la satisfacción del deber cumplido; donde siempre la esperan sus nietos. “Desde que empecé como paramédica, ellos juegan a ser doctores y con cada golpe que se dan me buscan para que los ayude”. Se nota su emoción al hablar de ellos, mientras continúa relatando: “Decidí estudiar justamente para poder dejarles un ejemplo a mis hijas y a mis nietos. Al haber sido mamá joven y tener que priorizar otras cosas, tuve que postergar el estudio. Después me costó, porque ya era mamá, abuela, ama de casa y esposa. Siempre me gustó lo relacionado con la medicina, salvar vidas y ayudar al prójimo, y por eso decidí formarme. Obviamente, hubo momentos en que las cosas fueron difíciles, pero siempre confié en mi capacidad y eso hace que hoy me enorgullezca de haber logrado lo que logré… ¡y a veces hasta me asombra! Tuve el privilegio de conocer excelentes profesionales que aman lo que hacen; y eso se ve reflejado en sus enseñanzas”.

Al preguntarle qué mensaje le gustaría dejar, respondió sin dudarlo: “Nunca es tarde para comenzar, siempre es posible lograrlo”.

Desde FICDE queremos felicitar a Marisel y a todos los que de una u otra forma están siempre dando todo de sí para poder salir adelante. ¡Somos fans de nuestros estudiantes!

Deja una respuesta